Transformación digital en el deporte: un reto

En tiempos en los que se habla cada vez más de la transformación digital en el deporte, por contradictorio que suene, uno de los principales problemas que se enfrenta es el temor a adaptarse a las nuevas tecnologías.

Precisamente una de las premisas de la teoría de la evolución, es la adaptación para poder enfrentarse a los nuevos desafíos que impone el entorno. Y el deporte no es una excepción a esta regla. 

Lea también: ¿Cómo hacer de la Gestión de Competiciones una profesión?

Es importante que quienes estamos insertos en la industria del deporte entendamos que si queremos ser parte de la transformación digital de nuestras competiciones debemos saber aprovechar las ventajas tecnológicas. 

Una de las dificultades que nos encontramos principalmente con las personas con las cuales hemos conversado en el tiempo reciente sobre la transformación tecnológica y más específicamente sobre Dribbli, es el miedo que genera la tecnología en los organizadores. 

Lo más curioso es que dicho temor llega en tiempos en los que la penetración de las plataformas digitales, especialmente Facebook, son altísimas. Y las herramientas a nuestra disposición no son la excepción.

Cómo ayudamos en la transformación digital del deporte

Una de las claves en este proceso parte por quienes generamos estas plataformas. 

Estas serán sencilla de usar y todo lo que se haga, será medible y cuantificable

En América Latina estamos obligados prácticamente a evangelizar no solo sobre las buenas prácticas en la gerencia deportiva, sino además, sobre las buenas prácticas en medio de la transformación digital.

Las herramientas de gestión están ahí para facilitar el trabajo de los organizadores de competiciones, así como para ofrecerles valor agregado a quienes forman parte del entorno de la competición (jugadores, técnicos, familiares, aficionados y demás). 

Lea también: El reto que nos presenta la campaña del Juego Limpio

Por eso el mensaje para el futuro debe ser muy claro: Es imprescindible que quienes queremos gestionar productos digitales al servicio de las competiciones deportivas, estemos conscientes de proteger a quienes trabajan con nosotros.

Mientras más triunfen las iniciativas de transformación digital, mejor podremos apuntar a un correcto desarrollo del deporte moderno, con valores justos y economías más sanas.